Test Carrete Mikado Black Stone

publicado a la‎(s)‎ 27 jul. 2015 12:02 por Eric Santiago

Otro carrete en la familia de Mikado que es otra prueba tangible de que esta marca se esfuerza por estar siempre a la cabeza. Mikado desarrolla la oferta de modo que satisfaga las crecientes expectativas del mercado y da en el blanco en las necesidades de los pescadores, manteniendo unos precios razonables. El Black Stone es una de las últimas entradas en el catalogo 2015.



El modelo 2006 es el segundo en la oferta en cuanto a tamaño. Es posible escoger entre 4 tamaños. Este carrete viene fabricado con una versión de freno delantero. Las bobinas además de estar muy bien fabricadas y unos acabados muy buenos también vienen con unas inserciones de carbono que le dan un look muy bonito en el conjunto del diseño.



La mayor parte del carrete está fabricado con un color negro mate que contrasta con el rojo y los flashes metalizados.



El brazo de la maneta está forjado en metal y está fijado con un tornillo. Esto hace del carrete un conjunto rígido sin puntos sueltos en el mismo.



El pomo de la maneta es de una espuma foam ligera. Es resistente, ligera y al mismo tiempo proporciona un buen agarre.



La parte trasera se remata con un marco plateado con una franja de color rojo. Mientras que el pie está marcado con el logotipo del fabricante.



El Black Stone tiene 5 rodamientos de bolas y un embrague de un solo sentido, que es el responsable de un bloqueo inmediato del freno reverse. Uno de los rodamientos está alojado dentro de la bobina del carrete.


Es gracias a esto y a la amplia tapa de la bobina que podemos disfrutar de un freno muy preciso, que es especialmente útil para el uso de líneas finas.


La palanca del carrete trabaja de forma suave y agradable, el ratio es de 5:1:1. Para aquellos que quieren hacerse el mantenimiento ellos mismos viene un diagrama con el despiece y montaje.



A parte de las ventajas antes mencionadas, la manera en cómo se coloca la línea es digna de destacar.


Esta es una cualidad importante sobre todo cuando se utilizan líneas trenzadas finas para evitar los típicos enredos. La línea se desliza correctamente y luego queda recogida de manera uniforme y con fuerza.


El Black Stone es una gran opción tanto para principiantes como para avanzados del spinning. La cuestión del diseño es siempre una cuestión de preferencias individuales de cada pescador y es difícil imponer nada en este sentido. Pero el resto de ventajas no pueden ser desacreditadas. Y el carrete sin duda merece la alabanza. Su ajuste perfecto, el trabajo y lo que hace en "el campo de batalla" es de total confianza. El tamaño relativamente pequeño queda perfectamente conjuntado con las cañas más ligeras.


Review: Kamil Zaczkiewicz






Comments